“Más allá del tiempo” y de moñeces gratuitas.

Tenía bastantes ganas de ver esta película. Debo decir que estas películas romanticonas, moñas, melosas, más tiernas que el día de la madre, etc a mí me encantan ( partamos de la base de que Moulin Rouge es una de mis películas favoritas), pero después de haber visto Querido John una semana antes, tenía pocas esperanzas en esta película, y más viendo que tenían un argumento complejo y del que se podía sacar bastante jugo al asunto.Por suerte, me equivoqué.

La historia de la película nos cuenta la vida de un hombre (llamémosle directamnte Eric Bana, nunca recuerdo los nombres de los personajes de las películas)con una curiosa anomalía genética que le hace viajar en el tiempo siempre que se pone nervioso; si en este punto estás preguntándote curiosidades científicas acerca de esa interesante enfermedad y explicaciones racionales, puedes dejar de leer desde este mismo momento: en ningúna escena obtendrás nada de eso; será una certeza igual de absoluta como que debajo de la barba de Chuck Norris hay otro puño. En uno de sus viajes en el tiempo, conoce a una niña que se convertirá en el amor de su vida para su yo del pasado(las típicas paradojas de los viajes en el tiempo están presentes durante toda la película) y la película verdadera ( a los 5 minutos de metraje, no creais que tarda mucho en ponerse en materia) empieza cuando la niña, ya mayor, conoce al hombre que la visitó cuando ella era pequeña, pero éste no la reconoce. Así se conocen, refocilan y están felizmente juntos, pero con las dificultades que acarrea la enfermedad de Eric: puede estar poniendo la mesa, y al segundo siguiente desaparecer para no volver hasta dentro de una semana.Cómo curiosidad, siempre que viaja en el tiempo lo hace desnudo, así que siempre que aparece en otro punto, tiene que ingeniárselas como puede para sobrevivir mientras está ahí( comentario para los interesados por la protagonista: no, ella no sale desnuda en ningún momento del metraje; comentario para las interesadas por Eric Bana: sus nalgas gozan de varios primeros planos durante las cerca de 2 horas de película).

Todo esto da lugar a una tremenda cantidad de situaciones muy originales y bien llevadas que , a mi parecer, dan una vuelta de tuerca genial a un género tan trillado. La única pega en este aspecto que puedo encontrar es que me hubiera gustado que durase más la película para ver el día a día de la pareja, ya que aunque sigues toda su vida, y tienes muchas situaciones de esas, me resultó tan interesante la idea que hasta da la sensación de que se podría haber exprimido mucho más un recurso tan original. En mi opinión, indudablemente es una película muy pastelosa y romántica( ninguna pega al respecto), pero los amantes de la ciencia-ficción quizás pudieran darla una oportunidad, si no tienen nada en contra de los momentos románticos. Y es que ninguno de los momentos románticones de la película están de más, no hay ninguna conversación vacía del estilo de “cuelga tú-pos claro que cuelgo yo que me está costando dinero la llamada”, lo cual es muy de agradecer y le da mucha credibilidad a una historia con unos personajes también creíbles. Eric Bana tiene un papel tremendo en esta película, al igual que su compañera Rachel McAdams( que aparte de lo rebuena que está, hace una muy buena actuación), a la que hemos podido ver también en El Diario de Noa.

Como curiosidad final, esta película está basada en un libro llamado “The Time Traveller’s Wife”( vivan las traducciones libres al español). Mi conclusión es que ésta es una gran película romántica por lo original de su propuesta; es una historia de amor muy bien llevada, con muchos conflictos y dificultades en el camino surgidos de la enfermedad del protagonista, y con un final y una resolución de los conflictos siempre inesperada y que no dejará a nadie indiferente. Una película con el amor más verdadero como bandera, y con un consejo que trasciende más allá de la película: Carpe Diem, vive el momento, nunca sabes cuanto tiempo te queda en esta vida, por eso cada día siempre puede ser más hermoso que el anterior.Somos estrellas fugaces: brillamos con un enorme resplandor antes de morir; nunca sabemos cuándo acabaremos,¿por qué no brillar todos los días?; cada día puede ser el último, por eso debemos vivir la vida hasta sus últimas consecuencias, y sobre todo, disfrutar de la felicidad de amar y ser correspondido.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: