Un sombrerero le quita el protagonismo a Alicia en su país de las maravillas

Empezaré diciendo que me esperaba muchísmo más de esta superproducción de Tim Burton. A mi parecer, toda la publicidad que se ha estado dando a esta película llevaba a cuestas varias consecuencias. Y una de ellas era que la gente esperaría un film que hiciera justicia al bombo que se le ha dado durante meses.

Empezando por el apartado técnico, es indudable que el trabajo es buenísimo y que todo lo que han creado para ambientar el idílico País de las Maravillas es espectacular. Los personajes, caracterizados prácticamente a la perfección (en especial para mí la reina de corazones) y los paisajes muy conseguidos. El Gato de Cheshire, la Liebre de Marzo, los gemelos Tweedledee/Tweedledum, sinceramente extraordinarios. Es uno de los aspectos a destacar de la proyección. Dudo que pueda haber queja alguna en este apartado. Pero quizás si que lo haya en el hecho del uso del 3D. ¿Realmente era necesario meter a presión esta herramienta que apenas da juego en la película? Esta claro que es un gran reclamo para que la gente vaya al cine, pero creo que era totalmente prescindible y, además, no muy aprovechado (ni bien ni mal).

El reparto sin duda no tiene desperdicio alguno. El señor Johnny Depp, tan esperado en su papel del sombrero loco, no defraudó. Demuestra que es un actor con multitud de registros y que puede hacer prácticamente cualquier cosa. Quizás la única que llega a estar a su altura en la película es Helena Bonham Carter. La mujer del director realiza un papel impresionante como Reina Roja, un papel difícil que entre ella y Burton han convertido en una de las mejores impresiones del largometraje, llegando hasta la comicidad, que aumenta con Anne Hathaway ( la Reina Blanca), que me sorprendió gratamente. Por contrapunto, está el personaje de Alicia. No sé si Tim Burton tenía la idea en la cabeza o es porque la actriz Mia Wasikowska fue muy poco expresiva, pero me resultó un personaje excesivamente soso. Realmente esperaba más en este aspecto.

En definitiva, una película buena, pero no la obra de arte que han estado vendiendo durante tanto tiempo de la película basada en el cuento de Lewis Carroll. Una Alicia de la que esperaba algo más, un sombrerero magnífico, un dúo de reinas cómicas y muy distintas, y un elenco de personajes conseguidos por ordenador que otorgan una imagen muy especial y divertida a la película. Recomendaría que vayan a verla (en 2D siempre) y que no se esperen un largometraje que haga historia, aunque es divertida y disfrutarán de los 108 minutos perdiéndose en las maravillosas creaciones de Tim Burton en Alicia en el país de las Maravillas.